Sidebar

05
Mié, Oct
3 minutos de lectura ( 694 palabras)

“Viendo” los Goya

Pues hoy sí que podemos decir que hace frío. Aun así, aquí me tienes, sentada en el banco de costumbre, esperando que las prisas vengan a buscarme.
 
Ha sido un fin de semana completo, sin duda, con los “cómicos” en boca de todos. Pero no voy a hablarte de los titiriteros, ni de que las sátiras no son para niños, ni de lo desmesurada y rápida que puede llegar a ser la justicia —cuando quiere, claro—. Hoy vamos a hablar del otro tema del fin de semana: los Premios Goya.
 
Y es que yo, como otros tantos, aguanté estoicamente las tres horas largas de Gala, a pesar de que —y en esto se superan cada año—  fue tediosa y lenta, agotadoramente lenta, con un guión flojo y un presentador que hizo lo que pudo.
 
De los estilismos de los invitados no voy a opinar —por razones obvias—. Pero me alegra no poder “ver” ciertas cosas, te lo aseguro… Por la descripción de las vestimentas de algunas (y de algunos) debía ser para  echarse a llorar. Como se ha demostrado, tener buen gusto al vestir no es condición imprescindible para pasear la alfombra roja.
 
Te confieso que no he visto todas las películas que se mencionaron porque, a veces, me cuesta entender lo que dicen. ¡Ya está! ¡Ya lo he dicho! Algunos de los actores de nuestro “cine español” han olvidado que se debe vocalizar cuando se habla y yo, que baso  mi relación con el cine en lo puramente auditivo, me pongo de muy mal café cuando no entiendo la mitad de la película por culpa de la mala dicción de algunos… Y no digo más.
 
Lo que sí que diré —y esto es una queja directa a quién corresponda— es que no me parece bien el formato en que se rinde homenaje a los que ya no están. Y no estoy hablando de esa absurda petición de no permitir aplaudir hasta el final.
 
Prueba a ponerte en mi lugar. Cierra los ojos, ahora solo puedes ver un perpetuo fundido a negro. Y escuchas... Un premiado termina su discurso y lo aplauden. Después, sin ninguna voz que te presente lo que llega a continuación, escuchas una música emotiva que dura unos minutos y de nuevo aplausos. ¿Te has enterado de algo? ¿No? Pues así nos pasa a los de mi club.
 
Y yo me pregunto: señores organizadores de los Goya, ¿tan complicado es que una voz en off vaya leyendo el nombre y el oficio de cada uno de los que aparecen en pantalla? Sería un detalle que lo tuvieran en cuenta, un guiño que nos incluiría a todos, haciéndonos partícipes del homenaje.
 
En fin, una decepción más que añadir al saco, junto al discurso de Antonio Resines. Crucé los dedos, esperando que se arrancara a contarlo —cantarlo— a ritmo de rap..., pero no. ¡Mi gozo en un pozo!
 
Si tengo que destacar algo, a parte de la actuación de Serrat y sus fantasmas del Roxy”, del premio al cortometraje “El corredor” y del Goya a Ricardo Darín —¡gracias, Señor, por ponernos un Darín en nuestras vidas!—; si tengo que quedarme con algo de la Gala, digo, me quedo con ese momento en que, dirigiéndose al cuarteto de políticos —la nueva versión de “Il Divo”—, Dani Rovira les invita a pasar a una sala en la que hay cuatro sillas y un plasma «para que habléis los cinco».
 
Las mordidas también tienen que formar parte de las galas. Pero que nadie se lo tome en serio, que solo ha sido el comentario de un cómico, en una fiesta de cómicos, gente de la cultura, ese tema del que estos “divos” solo se acuerdan a la hora de recaudar.
 
Bueno, ha llegado mi taxi. Dejaré el discurso antes de que me suban la música, como sucedió en varios momentos de los Goya.
 
Disfruta el martes de Carnaval. Disfrázate, es la excusa perfecta para, por un rato, ser aquello que siempre quisimos ser. ¿Que cuál es mi disfraz? Catwoman, en versión Michelle Pfeiffer, por supuesto.
 
Nos vemos.
 
Lucía.
 
0
×
Stay Informed

When you subscribe to the blog, we will send you an e-mail when there are new updates on the site so you wouldn't miss them.

Vencer el odio y el terrorismo
Erradicar el odio

Artículos relacionados

 

By accepting you will be accessing a service provided by a third-party external to https://blog.madridactual.es/

LO MÁS POPULAR