Sidebar

10
Sáb, Dic
6 minutos de lectura ( 1254 palabras)

Juego y azar: sorteo extraordinario de navidad

"... ante tiempos difíciles el azar da esperanza a la vida"
 
Debemos de convenir, que el juego en sus diferentes modalidades ha sido y lo sigue siendo algo atractivo al ser humano desde tiempos muy remotos.
 
No todos los juegos tienen un componente aleatorio y de azar, en muchos la práctica, la experiencia y el estudio predominan.
 
No obstante, son los llamados juegos de azar en los que no interviene el conocimiento, sino la mera probabilidad o el simple azar, el que más extensión y aceptación tiene en el momento actual.
 
Y son a esos y más concretamente a uno de ellos al que vamos a tratar en estas líneas.
 
Dejando al margen el estudio del perfil psicológico de los amantes de los juegos de azar que daría pie a varios doctorados e ingente literatura, lo cierto es que en mayor o menor medida todos llevamos un pequeño jugador de azar en nuestro fuero interno.
 
La idea de ser bendecido por los Dioses en algún momento de la vida, es algo que a todos nos seduce.. Ya hablaban los clásicos de estar "tocado por la fortuna" cuando la suerte dirigía favorablemente tu vida, disponiendo en su extenso panteón los romanos como antes Tiqué en los griegos, a la diosa Fortuna representada por una extraordinaria mujer, a la que acompañaba la alegoría de una rueda o especie de ruleta que venía a significar el azar o lo aleatorio de la buena o mala suerte, si bien era considerada una diosa benefactora asociada más con lo bueno -lo fasto- y la fertilidad que con lo infasto y desafortunado, de tal manera que la adversidad ha pasado a ser casi sinónimo de infortunio.
 
Para muchos moralistas y críticos marxistas, el obtener un capital económico en vida, solo podía en todo caso estar justificado por azar, y en el que todos partiesen no solo en igualdad de condiciones, sino que por supuesto, no hubiese una apropiación del esfuerzo o del valor del trabajo de unos sobre otros.
 
Aunque criticado incluso por estos se podía considerar que constituía la manera más ética de adquirir un especial aumento económico.
 
De todos los juegos de azar el más conocido y celebrado es y ha sido siempre la lotería en sus diversos tipos y variantes.
 
Es pues mi intención hablar desde estas líneas de un sorteo o lotería muy popular y querida, que desde hace mas de cien años se viene realizando por navidad.
 
Lo que hoy conocemos como Lotería nacional, y de donde nace el sorteo extraordinario que se realiza el 22 de diciembre por navidad, dando comienzo a una importante festividad, que al igual que para el mundo norteamericano arranca el día de acción de gracias con la reunión familiar y el famoso pavo que tantas veces vemos trinchar en las películas de Holliwood, para nosotros -aunque cada vez el mundo del comercio nos la hace comenzar antes-, se inicia con el sorteo del día 22 con su monótona cantinela de números y premios, que como si de un mantra se tratase, recitan los niños del colegio de San Idelfonso, gritando con ello que comienza el periodo navideño.
 
La lotería en España al igual que la tradición tan arraigada de colocar las figuras del nacimiento o belén, vino de la mano de un rey Borbón, desde el reino italiano de Nápoles.
 
Carlos III cuando dejo Italia y vino a reinar en España, trajo consigo entre otras muchas cosas y costumbres ilustradas, una tradición jugadora que ya tenían consolidada los napolitanos.
 
El primer sorteo se llevó a cabo en nuestro país el 10 de diciembre de 1763, y era como ahora viene a ser la lotería primitiva, un sorteo numérico.
 
Fue casi 50 años mas tarde cuando nace la Lotería tal y como la conocemos ahora, recibiendo el nombre popular de Lotería moderna para diferenciarla de la anterior que organizó el Marqués de Esquilache y que hoy se encuentra nuevamente recuperada como decia con el nombre de Lotería primitiva.
 
Esta llamada Lotería moderna nació en Cádiz en 1811 de la mano del miembro del consejo y cámara de Indias de Fernando VII, D. Ciriaco González Carvajal, con el fin de aumentar los ingresos del erario publico en serias dificultades por la guerra sostenida con Napoleón, sin que ello supusiera un serio quebranto para los contribuyentes.
 
Lo que en un principio solo se circunscribió a las ciudades de Cádiz y San Fernando, ultimo reducto no ocupado por los franceses en la llamada guerra de la independencia, se fue expandiendo primero por Andalucía y posteriormente se consolidó celebrándose para todo el territorio nacional.
 
Ahora bien, no fue hasta 1892 cuando se celebra por primera vez un premio amadrinado con la navidad, apareciendo mas tarde el 23 de diciembre de 1897 los primeros decimos realmente navideños y desde alli y hasta ahora, año tras año se han venido celebrando sin interrupción, el sorteo de navidad sin que ningun conflicto ni guerra alguna impidiese su celebración.
 
Más aun, en los desgraciados años de la guerra civil, no solo se dejo de celebrar sino que se hizo por duplicado toda vez que ambos bandos combatientes lo celebraron en su propia zona de ocupación, unos en Barcelona y otros en Burgos .
 
Si hay un sorteo en el que más esperanza se deposite en tiempos difíciles, este no es sino el sorteo o lotería de navidad.
 
Nunca se vio mas ilusión por los premios que el azar podía devengar, que los recios años de posguerra, y fue tanta la ilusión e interés puesto en el sorteo en su intento de mejorar la vida de esos angustiosos años que pasó a extremarse su seguridad,- al ser un documento al portador - control y supervisión. Pasándose a intentar evitar el fraude, elaborando los billetes la fábrica nacional de moneda y timbre.
 
Se trata del sorteo que más tiempo están los billetes a la venta, empezando este su distribución en el mes de julio siendo por largo el sorteo no solo que mas interés despierta sino el que más dinero recauda.
 
Decenas de millones de euros, se venden en establecimientos en que la fortuna ha llamado a sus puertas, como Doña Manolita en la plaza del sol en Madrid o la Bruja en Lérida cuando empieza a funcionar la venta por internet.
 
Muchos son los españoles que solo juegan en este sorteo cuyo especial encanto esta en atomizar los décimos compartiendo su importe entre amigos, familiares y vecinos con la idea implícita de compartir la alegría de un posible premio "gordo".
 
La historiografía de este sorteo daría para escribir libros y libros, dada la antigüedad y extensión de la demanda que año tras año siguiendo diferentes criterios, sean estos corazonadas, sueños, visiones, conciencias y todo tipo de motivos estadísticos o esotéricos, hacen que con ilusión y esperanza se reserve y solicite ese número que compartido en mayor medida o no, solucione pequeños agujeros o grandes socavones de nuestra maltrecha economía, haciendo posible enfrentar el mañana con algún medio material que te haga más llevadera y agradable la existencia.
 
Y para terminar, no querría hacerlo sin antes comentar que nuestra Asociación Retina Madrid, como todos los años pone en circulación, siguiendo la normativa legal, participaciones del numero 44.226 en el que se incluye un modesto donativo de un euro.
 
Que la diosa Fortuna reparta suerte y ... seamos los afortunados.
 
Antonio J. Mérida
0
×
Stay Informed

When you subscribe to the blog, we will send you an e-mail when there are new updates on the site so you wouldn't miss them.

Seis meses en la Asamblea de Madrid
¿No hay fraude cuando la necesidad acucia?

Artículos relacionados

 

By accepting you will be accessing a service provided by a third-party external to https://blog.madridactual.es/

LO MÁS POPULAR