«Mi nombre es Kathy H. Tengo treinta y un años, y llevo más de once siendo cuidadora. Puede parecer mucho tiempo, lo sé, pero lo cierto es que quieren que siga otros ocho meses, hasta finales de año. Esto hará un total de casi doce años exactos».

Leer hace un mes Cuando fuimos huérfanos me ha recordado esta otra novela de Ishiguro, que leí hace ya casi diez años y con la cual disfruté no menos. Kazuo Ishiguro nació en Nagasakien 1954, pero ha vivido en Inglaterradesde los seis años. Está considerado uno de los mejores escritores contemporáneos. En 2017 fue galardonado con el Premio Nobel. En Nunca me abandones —Never Let Me Go en el original— nos presenta un relato casi de ciencia-ficción. Ambientada a finales de los años noventa en Inglaterra, el personaje central y narradora de la novela es Kath H., que a los 31 años recuerda su niñez en Hailsham, un internado para alumnos especiales. Poco a poco entendemos que en realidad son clones cuyas vidas están programadas desde su nacimiento con el fin de servir de repuestos para mantener sana a la población normal. De este modo se advierte el peligro de la ciencia que se desarrolla sinque avance la sabiduría ética. Nunca me abandones fue llevada al cine en 2010 por Mark Romanek.