Sidebar

26
Sáb, Nov
4 minutos de lectura ( 859 palabras)

¿No hay fraude cuando la necesidad acucia?

A nadie debiera extrañarle, porque a nadie se le ocurre, que un político dé marcha atrás en su discurso; menos aún, que un candidato al Gobierno exhiba unas disculpas a su oponente tras un despilfarro de descalificaciones en un debate televisivo al que están expuestos sabedores de los cientos de miles de españoles pendientes de sus diálogos.
Por tanto, resulta improcedente que uno de ellos, el que se dé por más aludido a tales demostraciones de enfrentamiento verbal pretenda que esas disculpas las manifieste en plena campaña electoral. Absurdo y tal vez o un hálito de vida política de quien cree que existe alguna probabilidad de que sus deseos se vuelvan realidad. No están los estudios demoscópicos como para bajar la guardia en estos momentos, ni para mucho menos atender el deseo de hacer efectivas dichas disculpas, al contrario, las vulgaridades serán mayores según vaya acercándose la hora en la que los representantes políticos en liza cierren su boca el próximo sábado para respetar el día de reflexión.
De la misma forma, podemos hacernos una ligera idea de que los apoyos llegarán tarde o temprano por hacerse imprescindibles para la gobernanza del país, unos pactos que resultarán de la suma de votos de cada cual sin atender la ideología de los que determinen asumir el riesgo de librar la batalla por las decisiones. No tendría razón de ser que un partido de derecha se posicionará del lado de otro con pensamiento contrario y sin embargo, esto ya ocurrió en su día con el PP e IU para ganar la batalla al PSOE en Extremadura, aunque en este caso, la razón es opuesta a los razonamientos de otro tipo y con seguridad podemos asistir a un reparto equitativo de cargos con la única intención de sacar adelante a la sociedad de un sinsabor político tan profundo y amargo desde que el PP lleva en la legislatura actual.
Las advertencias de algunos con el pie fuera del Gobierno se muestran inciertas con el objetivo de trazar una línea de desconfianza capaz de atrapar entre sus redes el voto de los más indecisos o temerosos de lo que pueda venir luego. Sin duda los líderes de los partidos con mayor posibilidad de victoria tendrían que ser más cautos a la hora de aleccionar a sus representantes y que estos no caigan en afirmaciones desfavorables para sus presunciones, algo que estamos viendo con bastante asiduidad entre los populares y la formación emergente a nivel nacional de Ciudadanos; el mandatario de Podemos se las gasta solo para hacer de sus mítines verdaderas obras de arte en comedia y parafernalia populista con la cual cree posible recuperar el espacio perdido por sí mismo.
Por dignidad política, importancia social, sentido común y coherencia tenemos que escuchar los programas de todas las formaciones e interpretarlos con lupa y de manera sobria para atender las demandas que creamos primordiales con las necesidades actuales propias y la de terceros que cabe la posibilidad de que de no atenderlas ahora las suframos mañana. En este abanico de proyectos caben todas, las que no tienen representación en el Parlamento y las que aun teniéndolo como IU (UP en las listas) no han sido invitadas a los debates televisados, teniendo como líder al Sr. Garzón, representante de una izquierda moderada y equilibrada en su doctrina política y que ha sufrido los por menores de intentar asociar su proyecto , con la debilidad que tal acto le ha venido repercutida.
Se puede votar a un individuo sobre un papel del color ideológico que represente, se debe elegir a quien entre esas dos configuraciones presente un programa previsible de poder llevarse a cabo. Quien venga no puede pretender demoler todo lo que se ha construido en estos cuatro años de manera fulminante, sin primero establecer unas pautas recurrentes y admisibles por la sociedad; en las derechas no es dictatorial todo lo que reluce al igual que en la izquierda nada es predecible de ser lo mejor. Lograr el entendimiento de las partes sí es realmente preciso para mantener la esperanza de los ciudadanos y comprender que un cambio era prioritario pero hacerlo con fundamentos lógicos lo hace aún más creíble.
Cuando la campaña electoral llega a su fin nos damos cuenta de que nuestro país logra siempre dejar asombrado a más de uno; sin duda el hecho lamentable ocurrido ayer en Galicia cuando el Sr. Rajoy fue fuertemente golpeado por un indivíduop muestra graves fallos en la seguridad de quien por el momento, además de ser el candidato del partido en el Gobierno que busca ser reelegido el próximo 20-D, es el Presidente del Gobierno de España. Un país demócrata, con libertad de expresión y opinión, un Estado de Derecho pero con el bienestar por los suelos y la Calidad de Vida solo disfrutada por unos pocos no puede salir en las noticias por actos como el ocurrido a su Presidente, habrá que dirimir responsabilidades por una falta absoluta de prevención de un servicio de seguridad al que sin generalizar, se le ha visto fallos en la seguridad del máximo mandatario del gobierno de España sonoramente visibles.

Juan Antonio Sánchez Campos

17 Diciembre de 2015
0
×
Stay Informed

When you subscribe to the blog, we will send you an e-mail when there are new updates on the site so you wouldn't miss them.

Juego y azar: sorteo extraordinario de navidad
La permisividad de un debate insustancial
 

By accepting you will be accessing a service provided by a third-party external to https://blog.madridactual.es/

LO MÁS POPULAR