Sidebar

06
Jue, Oct
3 minutos de lectura ( 538 palabras)

No todo vale, Sres

En estos últimos días, leo con especial interés, las cifras que el Consejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty ha publicado en relación al número total de mamografías voluntarias preventivas que se han realizado dentro del Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama en la Comunidad de Madrid.

Pues bien, es verdaderamente meritorio en términos de gestión pública que en un momento de tanta complejidad económica como el actual, la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid haya logrado incrementar las mamografías preventivas en el año que acabamos de despedir incluso en un 8% respecto de 2012.

Todavía recuerdo decir al Secretario General de los socialistas madrileños, Tomás Gómez y a la de organización, Maru Menéndez, que el Gobierno Regional había dejado a 30.000 mujeres madrileñas sin una mamografía y de ellas, 192 con cáncer de mama, que no podrían ser ni siquiera diagnosticadas, por culta de las políticas del ejecutivo regional.

Es absolutamente reprobable, en mi opinión, hacer política de una cuestión de tanta relevancia como es la salud. Es más, debería recogerse, como tantas otras cosas, en el código deontológico de los responsables públicos, de manera que quedara expresamente prohibido hacer demagogia con cuestiones de sensibilidad social como es la salud de las personas.

El Sr. Gómez, parece que ha pretendido asustar, amedrentar a las mujeres madrileñas con el discurso demagógico de que el gobierno madrileño las tiene abandonadas.

Nada más lejos de la verdad y eso se desmonta sencillamente con datos, ahí están la tozudez de las cifras, un total de 163.954 mamografías voluntarias preventivas, es decir, un 8% más que el año pasado. Es más, la opinión del usuario de la sanidad pública madrileña le otorga un sobresaliente al sistema de salud lo que convierte a este servicio público en un servicio eficaz y de calidad, no en vano, la esperanza de vida en la mujer madrileña –como nos recordaba el Consejero Lasquetty- es la más alta del conjunto de las comunidades de España, por lo que una madrileña media, como la Sra. Menéndez o una servidora de Uds, viviremos nada más y nada menos que un año y medio más que la media nacional. Que no está nada mal...

No es de recibo, no es ético ni moral pretender obtener algún tipo de rédito electoral o político, haciendo demagogia, no con la sanidad sino con la salud de las personas.

Y ahora que estamos a cuatro meses de unas elecciones europeas, por favor, dejemos el juego sucio, aparquemos la ruindad y la interpretación demagógica de temas de tanta carga humana y sensibilidad como es la salud de los nuestros, o mejor dicho de las nuestras, de algo más del 50% de la población madrileña que somos las mujeres.

En mi opinión, verter un comentario de semejante desatino sobre la falta de atención a 30.000 mujeres madrileñas es de una enorme gravedad además de una gran falta de responsabilidad.

Insisto: no se debe hacer política de algo de tanto impacto para nuestras vidas como es la salud.
No todo vale. Sr. Gómez, Sra. Menéndez, ... no todo vale.

Y concluyo con Jorge Luís Borges: Si algo he aprendido en la vida es que la mentira ... se pone siempre en contra de quien la inventa.

0
×
Stay Informed

When you subscribe to the blog, we will send you an e-mail when there are new updates on the site so you wouldn't miss them.

Insufrible ambiente político-sindical andaluz
¿Qué falla en nuestro sistema energético?
 

By accepting you will be accessing a service provided by a third-party external to https://blog.madridactual.es/

LO MÁS POPULAR