Sidebar

05
Lun, Dic
2 minutos de lectura ( 450 palabras)

¿La balcanización de la calle?

Una operación urbanística, votada por el 80% de los vecinos, y que en cualquier lugar de España ocuparía dos titulares de prensa local discutiendo el tamaño de las aceras, se ha convertido de repente en una especie de sucedáneo de la Revolución Francesa.

Difícil encontrar una ocasión en la que una obra demandada en programas electorales de los dos partidos mayoritarios (donde se recogen las demandas de los vecinos) cuando se ejecuta, se castiga con una violencia desmedida en la calle, superando las fronteras locales y regionales ¿Raro, verdad? He de confesar que aún no salgo de mi asombro.

Cuando veo las imágenes en televisión de bárbaros que, sin ningún pudor, queman contenedores y agreden a las fuerzas de seguridad me pregunto, ¿sabrán situar la ciudad de Burgos en el mapa de España? ¿Conocerán esos alborotadores incendiarios que, hace más de mil años, Gamonal fue un pueblo que bordeaba el camino de Santiago, y que los monjes Jerónimos se dedicaban a recoger cadáveres del Camino para darles sepultura?

Me temo que esos radicales asamblearios, profesionales de la agitación, aprovechando una protesta vecinal legítima y utilizando un barrio burgalés como pista de despegue, quieran dejar allí "su cadáver" en el intento de "cargarse" el estado democrático con la violencia. Ganar en la calle, mediante la fuerza de la propaganda, la mentira y la agitación, lo que no consiguieron legítimamente en las urnas. Y siempre el mismo objetivo en su visor: deslegitimar a los Gobiernos del Partido Popular recurriendo a violentas estrategias de índole fascista.

No, la causa última de las protestas radicales no es el Bulevar de Gamonal -de hecho con el abandono del proyecto no han cesado la protestas-. Todo lo contrario se han intensificado en las más importantes ciudades de España con idéntico resultado: varios detenidos, policías heridos y destrozos a discreción. Nunca un pacífico Bulevar dio para tanto.

Sin Irak, sin Prestige, sin Atocha, apagándose la llama del 15M y de los escraches de la PAH, necesitan buscar otra mecha que incendie la calle. Porque España ha salido de la recesión, está en punto de mira de inversores internacionales, el Partido Popular puede ganar de nuevo las elecciones, y en ese escenario los partidos de vocación totalitaria no lo pueden consentir. Toca poner en marcha la estrategia de las barricadas y las trincheras con el torticero y falso argumento de recuperar libertades.

Una vez más, su manipulación antidemocrática no les va a funcionar. Los ciudadanos y los votantes de este país tienen criterio. Es posible engañar durante un tiempo con argumentos torticeros, pero las mentiras tienen las patas muy cortas y, en este caso, a los agitadores y totalitarios se les está viendo una vez más el plumero.

0
×
Stay Informed

When you subscribe to the blog, we will send you an e-mail when there are new updates on the site so you wouldn't miss them.

Cuando la democracia se rinde ante los vándalos
Coches limpios por un aire limpio
 

By accepting you will be accessing a service provided by a third-party external to https://blog.madridactual.es/

LO MÁS POPULAR