Sidebar

12
Vie, Ago
3 minutos de lectura ( 599 palabras)

Estimado Daniel Rovira

Dani: te voy a llamar así con tu permiso, porque eras ese colega al que todos nos hubiera gustado tener. Un tío salao, noble, al que le molan sus perros, su intimidad y amigo de sus amigos. Un no actor, que alcanzó lo que otros muchos profesionales de la interpretación les hubiera gustado. Pero ahí estaba el secreto, tú no eras un actor, eras un gamberro interpretándose a sí mismo metido en una situación tan absurda como simpática, que a cualquiera le podría haber sucedido.
 
Has tenido un éxito que incluso a ti, te sobrepasó en algunos momentos, pero supiste poner arrojo sobre la mesa y aprovechar un instante que ¡Dios sabe cuanto durará!, porque la fama es efímera…
Lograste algo más que quizás nadie te dijo. Lograste que la gente se riera con los vascos, con los catalanes y con los andaluces, se rieran con sus clichés, con sus luces y sus sombras. Pero lograste que se rieran con ellos que no de ellos, cosa que en este país hace tiempo que no lograba ningún humorista/actor y eso hay que reconocértelo.
 
El problema es que has triunfado y de eso se han dado cuenta tus “compañeros” de profesión, los que manejan el cotarro, los que falseaban las entradas y asistentes a las salas de cine para poder seguir viviendo de la subvención y estafando a hacienda, que somos todos. Escucha, conozco a gente que decía “no quiero ver ocho apellidos pirata, hay que ir al cine que el chaval se lo merece” Dani, habías conseguido hacer mucho más contra la piratería con una sonrisa, que todos los anuncios de los DVD de la FAP.
 
Un servidor, que no acudía a ver una película española desde la reposición de “Amanece que no es poco” confieso que vi los apellidos vascos. Confieso también mi enorme decepción por tu presentación en los Goya. No fue ni justa, ni verdadera y mucho menos fue graciosa. Y no lo fue porque no eras tú el que presentaba, sino el reflejo de la polarización que esos “ladrones de ideas, de esos piratas y manteros de tu éxito” que han querido hacer suyo sin trabajárselo y que, como los chinos, han presentado una mala copia de ti y sólo han fotocopiado la carátula en un folio.
 
Eso lo hacen porque no te respetan. No te respetan ni a ti, ni a la carrera de éxito que estabas comenzando. Ni la respetan, ni soportan que un andaluz “salao” que no es del gremio, forjado en la calle y conocido a base de ganarse cada risa con ingenio, haya llegado a ser un tío, de los más respetados, querido y de los más solicitados del cine.
 
Por eso te utilizaron, por tu credibilidad y por tu éxito, haciendo tuyas unas reivindicaciones políticas que, en boca de un recién llegado, sonaban a guión forzado.
 
Mañana te habrán olvidado, porque Sevilla y Donostia quedan muy lejos del Hollywood, de los Bardenes y los Cruz, de las mansiones y las joyas prestadas, de las marcas de perfume pirata.
 
"La he cagao Fiti, la he cagao… Mayormente Dani" Que diría Diego Serrano.
 
Te envío esta carta sin ánimo de que la leas, sin ánimo de respuesta, pero con el sincero ánimo de que te afecte lo menos posible a tu merecido éxito. Me temo que ya te está afectando. Renunciar políticamente al 50% de la gente, es renunciar al 50% de los espectadores y el cine español, no está como para perder espectadores. Te deseo toda la suerte del mundo, te hará falta.
0
×
Stay Informed

When you subscribe to the blog, we will send you an e-mail when there are new updates on the site so you wouldn't miss them.

Madrid. Apto para Celiacos
Ojos de agua, de Domingo Villar

Artículos relacionados

 

By accepting you will be accessing a service provided by a third-party external to https://blog.madridactual.es/

LO MÁS POPULAR