Sidebar

06
Jue, Oct
2 minutos de lectura ( 419 palabras)

Máxima afluencia a los espacios naturales y máxima protección

Muchas cosas han cambiado en los últimos años en la relación entre los ciudadanos y el medio ambiente. Lo primero, y quizá más importante, la conciencia creciente de respeto por sus valores. El medio ambiente ya no es una opción para los días de sol o los fines de semana. El medio ambiente ofrece alternativas suficientes en nuestra región para que hoy sea ya una opción con mayúsculas, para todos los días y para todas las estaciones. De ahí que la afluencia a nuestros Espacios Naturales Protegidos esté hoy en máximos históricos y roce los 5 millones de visitantes al año. La declaración del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama ha tenido bastante que ver en ello.

Satisface saber que los madrileños valoran cada día más su patrimonio natural, pero eso exige también de quienes tenemos el mandato ciudadano una labor de gestión que haga compatible ese uso público con el principio de la conservación.

La altísima densidad poblacional de la Comunidad de Madrid, su situación estratégica en pleno centro de la Península Ibérica, la cercanía de los espacios naturales a la capital y los rápidos y cómodos accesos favorecen esa presión de visitantes cada vez mayor sobre nuestro medio natural. La red de sendas, las áreas recreativas y los centros de educación ambiental aparecen como elementos estratégicos para esta misión de ordenación del uso público.

A lo largo de este año, la Comunidad de Madrid va a destinar 7,1 millones de euros únicamente a la conservación de los Espacios Naturales Protegidos, un 13% más que en 2013. Las 49 áreas recreativas, que facilitan el acceso al medio natural por parte de los ciudadanos y permiten reducir el impacto sobre el medio, verán incrementadas también su dotación presupuestaria en más de un 15%.

Y la educación ambiental, piedra angular de todo proyecto de conservación y excelente inversión de futuro, se ha consolidado ya como una alternativa de ocio –especialmente familiar- que atrae cada año a más de 300.000 madrileños. Los ocho centros repartidos por los Espacios Naturales Protegidos y los cuatro integrados en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama realizan una labor quizá lenta e intangible a corto plazo, pero tan efectiva como ese sirimiri cantábrico que no moja pero que termina empapando. Por eso, nuestro próximo objetivo educativo serán las propias aulas: para acercarnos a aquellos que aún no se han acercado a nosotros, para que cuando lo hagan sea como aliados de la conservación, sabiendo de antemano el extraordinario valor de nuestro medio natural.

0
×
Stay Informed

When you subscribe to the blog, we will send you an e-mail when there are new updates on the site so you wouldn't miss them.

¿Ciclogénesis en la sanidad?
Venezuela (#PrayForVenezuela)
 

By accepting you will be accessing a service provided by a third-party external to https://blog.madridactual.es/

LO MÁS POPULAR