Sidebar

01
Jue, Dic
3 minutos de lectura ( 648 palabras)

Ahora Madrid sin Reyes Magos

Me acabo de enterar que unos caciques municipales del distrito de Carabanchel (Madrid) han prohibido la participación de unos niños en la cabalgata de los Reyes Magos del barrio alegando que el colegio donde estudian tiene una educación diferenciada. De la misma manera que la mayoría de los padres españoles alojan a los niños en una habitación y las niñas en otra o que, en las olimpiadas o el fútbol, las mujeres y los hombres compiten por separado, los padres de los niños de ese colegio lo han elegido porque lo consideran más conveniente para la buena educación sus hijos.

 

Con el veto, los políticos izquierdistas (que son todos iguales) segregan a los niños de la cabalgata y los estigmatizan bajo la acusación estalinista de segregación en la educación, actividad sobre la que un distrito municipal no tiene ninguna competencia legal. Discriminan sin ley a los que, según la ley, no discriminan. Si ese tipo de acusaciones no hubiera estado en el origen de la muerte violenta de más de 100 millones de personas a manos de sus camaradas comunistas no sería tan preocupante.

No puede causar sorpresa el carácter totalitario de estos aprendices de Lenin porque no cabe esperar otra cosa de unos forajidos de procedencia fanáticamente subversiva, que nunca han trabajado y que han vivido de parasitar con violencia el trabajo ajeno y de los réditos de la extorsión.

Tampoco sorprende que el partido político de esos individuos, que es comunista, que defiende la autodeterminación, o “derecho” a decidir la independencia, para Cataluña no lo aplique a ese pequeño grupo de niños, ni a sus padres, ni al colegio que han elegido para sus hijos. La lógica está ausente del combatiente revolucionario, actúa movido por las alucinaciones causadas por los estupefacientes, que siempre han dirigido al socialismo, pero que, ahora, están más potenciados por los narcóticos ideológicos del género con que trafican determinados medios de comunicación, y la autodeterminación es uno de los más intensos.

Pese a parecer un incidente gracioso o banal, es preocupante; sigue la lógica totalitaria de la revolución socialista que antes era proletaria y ahora ha tenido una metamorfosis hacia la ideología de género; el lumpen proletariado ha sido sustituido en la acción subversiva por los activistas de la igualdad de género, a los que representan esos caciques municipales, inútiles para trabajar pero pudientes políticamente para destruir.

Creo que, a pesar de los fingidos argumentos de los políticos, el verdadero problema radica en la asquerosa envidia igualitaria del socialismo. La prohibición busca tapar su inutilidad, su ineficiente gestión de lo público, su defectuoso funcionamiento y el mugriento estado en que lo mantienen. Necesitan que no haya ningún modelo de referencia con el que poder comparar; se limitan a hacer acusaciones que transformen la frustración de sus bases en agresividad; así tampoco verán que sus vidas se van a quedar estabuladas entre el público cautivo de los políticos neo-estalinistas donde la única opción es ser todos iguales; como ellos.

Los niños, sus padres o el colegio podrían buscar un entendimiento, pero el diálogo, tan importante para las personas, es impracticable con políticos igualitarios de interlocutores; podrían mendigar el ser reconocidos como iguales, pero no van a conseguirlo sin previas humillaciones morales; podrían enfrentarse a los próceres municipales pero estarían en desventaja porque los excluidos de lo público son trabajadores honrados y, en cambio, los activistas del socialismo, que nunca han trabajado, conocen todos los recursos de destrucción social y tienen el poderoso apoyo de la mafia informativa.

Quizá lo único que les cabe hacer es lo que han hecho: destinar el dinero de la cabalgata a los niños pobres de la Cañada Real. Les felicito por ello, porque podrán hacer felices a los niños abandonados por la prepotente burocracia subversiva atrincherada en el Ayuntamiento y, a la par, no tendrán que mancharse mendigando la deshonrosa sumisión al dictado de lo políticamente correcto.
0
×
Stay Informed

When you subscribe to the blog, we will send you an e-mail when there are new updates on the site so you wouldn't miss them.

Evasión del Campo 14, de Blaine Harden
La hora del PSOE

Artículos relacionados

 

By accepting you will be accessing a service provided by a third-party external to https://blog.madridactual.es/

LO MÁS POPULAR