Sidebar

05
Lun, Dic
4 minutos de lectura ( 723 palabras)

Turismo responsable en Madrid

Cómo explorar Madrid con una actitud sostenible

 

Madrid, con su variopinta historia, sus tradiciones y sus fiestas de San Isidro, es una ciudad que conserva su patrimonio, vive plenamente el presente y aboga por construir su futuro avanzando sobre criterios de sostenibilidad. Como turistas, nuestra obligación es respetar sus espacios y disfrutar de sus grandes atractivos sin dejar huella. O, al menos, reduciendo al límite el impacto ambiental que nuestra estancia pudiera generar.

 

 

 

Aplicar la conciencia medioambiental a todas nuestras acciones

 

A cada paso que demos durante el viaje, tal y como hacemos en casa, en el trabajo y en nuestra ciudad, debemos observar todos los detalles que contribuyan a cuidar tanto a la ciudad de Madrid como al planeta en general. Es fácil, y los beneficios de esta conducta ecológica van a beneficiar también a las futuras generaciones. Cada gesto cuenta.

 

Todo comienza al organizar el viaje, cuando elegimos el medio de transporte que nos llevará a Madrid. En ocasiones, viajar en avión se hace indispensable, aunque tenemos que comprender que se trata del medio más contaminante y menos ecológico que existe. Por eso, si el origen del viaje es una ciudad española no muy lejana, tal vez sea mejor apostar por ir en tren o en autobús. A menos que decidamos ir en  un coche ecológico y, por supuesto, lo aparquemos al llegar a la ciudad para movernos en transporte público, que es estupendo en la capital española, a pie y/o en bici (existen servicios de alquiler como BiciMAD). Esta es la manera de sumergirnos en la esencia más auténtica de Madrid.

 

 

A continuación, tendremos que elegir el alojamiento. En este sentido, es importante observar la gestión del establecimiento, si cuenta con sellos ecológicos, si la energía que utiliza procede de fuentes renovables, si ha invertido en placas solares para autoproveerse de toda o parte de la energía que consume y si ha establecido pautas para ahorrar en agua y en calefacción o aire acondicionado. En ocasiones, para saber si la energía que utiliza es producto de fuentes renovables, basta con averiguar cuál es la compañía que les brinda el servicio. La pregunta ya no extraña, dada la urgencia en recuperar la salud del planeta y reducir la contaminación por todos los medios posibles. Hoy en día, muchos propietarios de viviendas optan por proveedores que se ajustan a su perspectiva ecológica, y que a su vez proporcionan otros beneficios, como una buena relación calidad-precio. La compañía de luz barata OVO Energy, por ejemplo, es nueva en el mercado español y promete nada menos que un 100% de energía verde.

 

Conductas que inspiran y educan

 

Como viajeros responsables, al movernos por Madrid para descubrir sus rincones y atracciones, es imprescindible cuidar cada gesto y cada acción. Por ejemplo, ¿por qué habríamos de dejar la luz encendida o aparatos conectados cuando abandonamos la habitación del hotel? ¿Es necesario que tomemos duchas eternas sólo porque el gasto no va a repercutir en nuestra factura, sino en la del establecimiento? Pues no. Porque el precio de esa actitud, a la larga, lo pagaremos todos.

 

La idea es que, cuando nuestro viaje llegue a su fin y marchemos de Madrid, dejemos todo sin que nuestra presencia haya dejado huella. Es fundamental respetar la limpieza de las calles, utilizar los contenedores de reciclaje, llevar cantimploras en lugar de comprar botellines de agua y rechazar las bolsas y envoltorios plásticos al hacer nuestras compras. Además, conseguiremos hacer un gran aporte a la economía de Madrid si buscamos los establecimientos de comercio justo, los artesanales y los ecológicos a la hora de comprar. Los precios pueden parecer más altos y, sin embargo, son mucho más económicos si miramos por el planeta y el futuro.

 

 

Recuerda que, al actuar correctamente, estaremos inspirando a otros viajeros, y conseguiremos que los residentes nos vean con buenos ojos, no como a turistas molestos. Y, lo principal, si viajamos en familia, estaremos educando con nuestro ejemplo a los niños, quienes están continuamente observando nuestra forma de actuar y de vivir. Ahorrar energía, apostar por consumir energía de fuentes renovables y limpias, no contaminar, no dejar rastro de nuestra presencia y apostar por los productos naturales forman parte de un estilo de vida responsable, que constituye como parte de la educación de las nuevas generaciones y del legado que dejaremos a las que vendrán.

0
×
Stay Informed

When you subscribe to the blog, we will send you an e-mail when there are new updates on the site so you wouldn't miss them.

¿DESPOLITIZAR LA POLÍTICA?
¿Qué Europa queremos?
 

By accepting you will be accessing a service provided by a third-party external to https://blog.madridactual.es/

LO MÁS POPULAR