Consejos para sobrevivir (disfrutar) este verano - - MADRID BLOG | MADRID ACTUAL
Domingo, 11 Diciembre 2016
  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Blogs de Equipo
    Blogs de Equipo Busca tu equipo de blog preferido aquí.
  • Acceder
    Login Tu cuenta

Consejos para sobrevivir (disfrutar) este verano

Sábado, 20 Junio 2015 en Familia
     El viernes pasado la mayoría de nosotros recogíamos a nuestros hijos. Se podía leer en sus caras una desbordante alegría porque el cole se acababa. Sin embargo, también se podía leer en las caras de los padres que allí estábamos algo como: “madre mía…” ; “Ahora cómo los entretengo por las tardes sin deberes…”; “vaya verano que me espera…”. Esta es nuestra primera reacción como humanos que somos, pero si algo nos diferencia de los animales ante estas reacciones, es la de gestionarlas. Aplicamos la inteligencia y como siempre el sentido común, y decimos: “Hay que hacer lo que haga falta para tener controlada la situación… y a nuestros hijos, claro está”.
 
     Durante el curso han estado con un horario que lo marcaba el colegio, las clases, las prisas de los papás en llegar a trabajar por las mañanas… Pues intentemos tener una serie de sencillos hitos para gestionar con éxito nuestro verano y el de nuestros hijos.
 
     Lo primero, un calendario del verano. Escribamos en un A3 un calendario con los meses de junio, Julio, Agosto y Septiembre. Marquemos la semana o semanas vamos a estar en la playa o en el pueblo. Después hagamos una lista de planes para el verano. Será importante que nuestros hijos participen. Qué planes les gustaría hacer, dónde les gustaría ir, etc. Los iremos colocando en unos días concretos y que estén libres. Ya tenemos una visión global del verano.
 
     Segundo, un horario. “Jo, papá, que estamos de vacaciones…”. No se trata de fichar en casa como en el trabajo. Se trata de poner un poco de orden para ayudar a nuestros hijos a gestionarse a sí mismos.
 
 
 
 
 
 
- Hora de levantarse. El hecho de estar en verano no significa poder hacer lo que nos da la gana. Por eso, lo primero y más importante es tener una hora prevista para levantarse. Una hora poco exigente, pero que requiera esfuerzo. Es decir, las 10 de la mañana no tiene mucho sentido, al igual que las 8 de la mañana tampoco. Pero algo intermedio estaría muy bien.
 
- Después de desayunar es el momento en que la pereza se apodera de nuestros hijos (y de mí, por lo menos). Es muy bueno, casi necesario, que nuestros hijos tengan un encargo, un campo de responsabilidades en casa, que irá desde cortar el césped, hacer la compra, reponer el papel del baño, etc. No se trata de que “trabajen” en casa. Se trata de tener unas responsabilidades que les lleve una hora diaria, aproximadamente. 
 
- Como decía mi abuela, “Con la satisfacción del trabajo hecho” es entonces cuando es momento de bajar a la piscina, bajar a la calle, al jardín, tocar un rato la guitarra, o ver un rato la tele.
 
- La hora de comer. Que haya una hora definida y se mantenga. Ayudará a que comáis todos juntos, y eso siempre tiene beneficios. 
 
- Un rato de lectura. Serán 5 minutos, o 30, depende de la edad. No perdamos esta buena costumbre. Todos los días. Los beneficios son incalculables.
 
- Aquellos que tengan que estudiar en verano, pues que sea siempre a la misma hora, y el mismo tiempo. Y los que no, no está de más que trabajen un rato unas operaciones, o lo que sea. Hay cuadernos de verano, los de siempre. Y ya no digamos aplicaciones para móvil o Tablet. 
 
- Al igual que hay una hora para levantarse, debe haber una hora para acostarse.
 
     Los horarios en esta época no son reglas indiscutibles. Ni que decir tiene, que el día que vamos a casa de los abuelos a cenar, o cuando vienen los amigos, nos acostaremos más tarde todos. Eso son excepciones, pero no puede ser lo normal.
 
 
 
     A algunos les parecerá exagerado, pero lo único que estamos haciendo es marcar el camino a nuestros hijos, y ayudarles a recorrerlo. Como regla general, nuestros hijos no pueden levantarse a la hora cristiana (cuando Dios quiera) todos los días. Hagamos que nuestros hijos se esfuercen, hagamos de ellos un edificio fuerte y resistente. No hagamos de ellos un edificio de paja, y que cuando venga el lobo y sople, o si viene una brisa de verano, se lleve a nuestros hijos porque no hemos hecho que se esfuercen por nada. Nuestro esfuerzo y su esfuerzo, tendrá recompensa. Seguro.
 
 
(Original publicado por Gabriel)
Última modificación en Martes, 23 Junio 2015

Seguir a Madrid Actual:

Suscribirse a las actualizaciones

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Domingo, 11 Diciembre 2016

© Madrid Actual

Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de Madrid Blogs sin su previo y expreso consentimiento escrito