Restauraciones sociales de carácter urgente - - MADRID BLOG | MADRID ACTUAL
Martes, 06 Diciembre 2016
  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Blogs de Equipo
    Blogs de Equipo Busca tu equipo de blog preferido aquí.
  • Acceder
    Login Tu cuenta

Restauraciones sociales de carácter urgente

Jueves, 01 Octubre 2015 en Internacional
Cuando la identidad resurge del ostracismo en el que ha estado inmersa a causa de la prolongada difusión de aspectos relativos a la idoneidad del ser humano con respecto a otros seres humanos venidos de diferentes partes del mundo, es sabido el descontrol que dicha protección de la identidad  revierte en una difícil búsqueda en nexos de unión que aporten equilibrio a una confrontación presumible en los primeros momentos de desconocimiento por la falta de estrategias y programas que reviertan en una solución más o menos rápida del conflicto en el que se puedan ver enfrentadas de no ser así, las diferentes culturas y sociedades venidas a cohabitar en un espacio provechoso para las partes.
Los conflictos en los que los individuos conviven con el miedo, provocado por la intervención de unos líderes infectados de poder e inmunes al sentimiento piadoso se hacen cada vez más visibles en continentes sean o no modernos en tecnología, líderes en economía o potentes en sus mercados; todos sufren del mismo mal, el poder más que el vecino o el de tratar que nadie usurpe su potestad creyéndose salvaguarda de los derechos a los que los ciudadanos de cualquier rincón del mundo, por muy alejado o recóndito que sea, tienen legitimo acceso.
El interés por no renovar normas establecidas desde tiempos inmemoriales es tan patente en las diversas sociedades del Planeta que apenas se oyen voces comprometidas de algún mandatario que no sean acalladas por el resto de los que dentro de un entorno cercano, presumen de fortaleza infligiendo con sus posturas daños irreparables a los ciudadanos que habitan en el lugar donde ejercen con total impunidad sus deseos e inmunes a los daños originados a la población por su gobierno.
Las sociedades se enfrentan en una dinámica difícil, ver como algunas son incapaces de progresar ante la muralla construida con el afán de que desistan de su empeño por demolerla mediante conocimientos venidos de los recursos en educación de la que están desasistidos, revierte en aquellas otras sociedades identificadas como emergidas del poder económico que les otorga la libre demanda de derechos de aprendizaje por su posición dentro de países modernizados alejados de esos otros nombrados de una manera enjundiosa como tercermundistas; mejor sería llamarlos por el verdadero significado que les otorga su exclusión como sociedades pobres, supervivientes por puro instinto.
La teatralidad con la que los mandatarios del mundo “civilizado” tratan al resto de sociedades por su grado de modernización en progreso tecnológico y el valor económico que ello conlleva es realmente insultante cuando en la otra parte se presentan culturas ricas que no tienen los mismos medios para competir en conocimientos pero que aun sufriendo las calamidades de sus gobernantes reniegan del sufrimiento y siguen buscando un lugar en este mundo capaz de compensarles y admitirles insertándolos en sus mismos colectivos por diferentes que sean sus capacidades.
La solidaridad sin decir más, la libre adopción de ciudadanos venidos de otros lares sin tener que hacerlo por esos motivos obvios de los que hablan en sus normativas los representantes occidentales, sacar provecho a la inmigración como las normas prevén es tener un enorme almacén de conocimientos preparado en cualquier momento para servirse de él; es mantener el contacto con el resto de sociedades integrantes de la pluralidad de esté mundo que no pueden desaparecer sin más en el agujero del olvido.
La productividad, ese bien social caído en dilema por algunos reglamentos de la normativa europea es causa de preocupación para sociedades integradas en un país dentro de un Estado; una producción acotada que nutre de leche las alcantarillas, las carreteras de frutas y verduras, las plazas de algunos municipios donando lo que en los mercados cuesta varios euros adquirirlo por recibir quién con esfuerzo los saca de la tierra u ordeña las ubres de las vacas con cariño es sencillamente humillante para las sociedades que no tienen un trozo de pan duro que llevarse a los lastimados labios en unas bocas sin dientes y unas barrigas hinchadas. La afrenta continuada degenera en abandonar a su suerte a miles de niños que apenas recién venidos a respirar este mundo, dejan de hacerlo a causa de las innumerables faltas de recursos del entorno en el que tuvieron la desgracia de nacer.
Millones para las televisiones, más para los equipos deportivos y montones de euros para los protagonistas del espectáculo; musicales repletos tras horas de espera en tiendas de campaña para adquirir una entrada a cambio de unos pocos de euros con los que varias familias de esas sociedades miserables tendrían para comer unas pocas de semanas; lujosas cenas de negocios en las que se brinda con botellas de valor superior al que un pueblo entero le sobraría a la hora de comer; trajes de gala para agasajar a invitados de honor entre naciones, recepciones de una hora cuyo precio oscila entre unas semanas de pan con caldo caliente o un par de meses a base de nutrientes suficientes con los que sobrevivir una aldea; derroche en definitiva, gasto extremo para cuestiones sin otro objetivo que el de aparentar más que el invitado o dar mejor imagen que la de un  compañero de reparto o ser el galán perfecto de una noche mágica que tan sólo es un momentáneo paseo por una historia sin historia. Lo mismo que esos colectivos que mueren en la noche por una ola imprevista o por el sol que arrasa sus cabezas dentro de un pequeño pedazo de goma hinchada; momentáneo es el flash de la cámara fotográfica de los reporteros paparazzi  y momentáneo es el balbuceo que llena de agua salada la boca de quien será un futuro cadáver flotando a la orilla de cualquier playa, en la que tan solo será un número más que añadir a la no historia de no ser contada por vergüenza de los hombres.
¿Tétrico, fúnebre, malicioso, exagerado o demasiado crudo? No, es real, como lo son las cenas de recepción y homenaje que se les dan a esos mandatarios que dejan morir a todos esos seres desgraciados. Pero tan indignante como ellos son los que les otorgan el privilegio de sentarse a la misma mesa para compartir los manjares y saborear las bebidas. Todo esto tendrá que terminar algún día, nada es para siempre ni los dictadores eternos. La eternidad no existe pero la historia prevalece y está lleva demasiados años demostrándonos lo mismo, el ser humano en sociedad es cruel con sus semejantes cuando tiene el poder en la mano, el ser humano no se caracteriza por la valentía cuando se siente desamparado y se convierte en presa fácil de convencer con mentiras y promesas que luego se evaporan como un flash trucando después la foto.

Juan Antonio Sánchez Campos
Última modificación en Jueves, 01 Octubre 2015

Seguir a Madrid Actual:

Suscribirse a las actualizaciones

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Martes, 06 Diciembre 2016

© Madrid Actual

Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de Madrid Blogs sin su previo y expreso consentimiento escrito