Escocia y Cataluña: diferencias y lecciones - - MADRID BLOG | MADRID ACTUAL
Martes, 06 Diciembre 2016
  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Blogs de Equipo
    Blogs de Equipo Busca tu equipo de blog preferido aquí.
  • Acceder
    Login Tu cuenta
Consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la...

Escocia y Cataluña: diferencias y lecciones

Viernes, 03 Octubre 2014 en Política España
Etiquetado en: Cataluña política España
Hace unos días, conocimos el resultado del referéndum escocés sobre su permanencia en el Reino Unido. Afortunadamente para los británicos, y también para el resto de europeos, triunfó el no, y con él la apuesta por seguir siendo la nación próspera e influyente que siempre han sido en Europa.

Las circunstancias no son las mismas que en el caso español, pero también podemos obtener significativas conclusiones ahora que el órdago secesionista catalán aborda sus últimas etapas.

Ciertamente no es el mismo caso, porque si Escocia fue un reino independiente hasta 1707 en que firmó el Acta de Unión con Inglaterra, Cataluña no lo ha sido nunca. Siempre ha sido parte de España, en su día del Reino de Aragón. Las ansias independentistas de algunos, les ha llevado a querer manipular la Historia; los hechos no pueden reescribirse, por mucho que se esfuercen quienes necesitan de ello para poder mantener la reivindicación permanente como seña de identidad para satisfacer sus expectativas electorales.

Tampoco es igual la legalidad del proceso. En el Reino Unido no hay Constitución y para llevar a cabo su consulta no han necesitado más que la aprobación del Gobierno y el Parlamento, que fue posible gracias al consenso entre el gobierno escocés y el británico. En el caso de Cataluña, no se da ese consenso, porque sí tenemos una única Constitución, no sólo garante de nuestra legalidad, también de que todos los españoles sigamos siendo ciudadanos libres e iguales, justo lo que pone en riesgo el proceso secesionista catalán. Entre otras cosas, porque la soberanía nacional reside en el conjunto de los españoles; no es admisible que unos pocos quieren decidir el mañana de todos ni que se quiera privar a todos los españoles del derecho a decidir qué es España y su futuro como Nación.

Nuestra Constitución, apoyada también de forma nítidamente mayoritaria por los catalanes, es el mejor ejemplo de un proyecto colectivo de libertad, crecimiento y convivencia para todos los españoles y para todas las regiones de España y supone un pacto sin precedentes en torno a la idea básica de país. Una idea que nunca se ha fundamentado en la uniformidad como nación, sino en la enriquecedora diversidad. La España de hoy, la España de la Constitución, es un país que hace de su pluralidad una riqueza y no un problema.

Y de ahí nace la enseñanza común que podemos sacar de ambos procesos. Si para algo ha servido el referéndum de Escocia es para dividir a su sociedad, para incentivar diferencias y, en aquellos nacionalistas más radicales, reavivar el rechazo, cuando no el odio, a quienes ven las cosas de otra manera, hacia aquellos que no se sienten nacionalistas. Al fin y al cabo, ese es el germen nacionalista, no el amor a lo propio, sino el rechazo al vecino.

Es lo mismo que han sembrado sucesivos gobiernos nacionalistas en Cataluña para servir a sus propósitos, durante años de excluir a los no nacionalistas, de multar a quienes no rotulasen sus negocios en catalán, de negar las oportunidades de estudiar en castellano a quienes así lo decidían, de enfrentar a Cataluña con el resto de España.

Por estas razones, el Gobierno de la Nación, y todos detrás de él, debe oponerse con todos los instrumentos jurídicos a su alcance para impedir que la consulta soberanista se celebre. Porque es ilegal, sí, y también porque pone en riesgo nuestra seguridad jurídica, fundamental para mantener la recuperación económica que hemos iniciado. Pero sobretodo, porque queremos seguir siendo ciudadanos libres e iguales, embarcados en un mismo proyecto de libertad, prosperidad y vida en común.

La gran riqueza de España ha sido siempre la unión en la variedad. Como Reino Unido, como Inglaterra junto a Escocia, hemos alcanzado nuestras mayores metas juntos. Eran catalanes en barcos españoles, junto a castellanos o vascos, los que descubrieron un nuevo mundo. Fueron los industriales catalanes, con los andaluces o valencianos, quienes se esforzaron en asentar en España un proceso industrializador que solventase el retraso inicial con que llegamos a la Revolución Industrial, consiguiendo modernizar nuestra sociedad. Fueron catalanes, juntos con el resto de españoles, quienes, en un parlamento español, nos dimos la norma fundamental que había de regir la mayor etapa de prosperidad de nuestra historia reciente.

Debemos de ser capaces de mantener la igualdad en la diferencia, la unión en la diversidad, y con ello poder seguir alcanzando las más altas metas que nos quedan por conseguir en este proyecto de éxito conjunto que se llama España.
Última modificación en Viernes, 03 Octubre 2014

Seguir a Madrid Actual:

Suscribirse a las actualizaciones

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Martes, 06 Diciembre 2016

© Madrid Actual

Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de Madrid Blogs sin su previo y expreso consentimiento escrito