El poder de la decencia - - MADRID BLOG | MADRID ACTUAL
Domingo, 11 Diciembre 2016
  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Blogs de Equipo
    Blogs de Equipo Busca tu equipo de blog preferido aquí.
  • Acceder
    Login Tu cuenta

El poder de la decencia

Jueves, 30 Abril 2015 en España
Se suceden anuncios que soliviantan a la ciudadanía alejando la mínima credibilidad tanto de unas vertientes ideológicas como de otras; si ya teníamos bastante con la continua avalancha de crecimiento económico que nos lanza el Gobierno por medio de su Presidente, sin ser este magnificado asunto apreciado por la inmensa mayoría de los ciudadanos, cansados de ejemplos con los que no querer admitir que a pesar de sus recortes y el gran sufrimiento que están ocasionando a la sociedad, el paro es más alto que cuando ellos llegaron al poder y las necesidades básicas de muchos hogares han acabado con la sostenibilidad de unidades familiares y con ello, trasladar el sufrimiento a los más débiles.

Si los partidos emergentes se muestran descontentos con las líneas prometidas al hacerse notar, trasladando estas dosis de enfrentamiento a la opinión pública, mal comienza la estrategia hasta ahora promulgada que ya se vio truncada al presentar candidatos a las próximas elecciones locales y autonómicas si antes las pretensiones eran dirigir todos sus esfuerzos hacía Moncloa a mediados del último trimestre del año en las Generales.

Si la práctica totalidad de la sociedad española no ha sentido el ascenso de la bonanza macroeconómica que en ese mágico suelo lustrado de la élite bursátil nos quieren demostrar, queriendo salvar los muebles con una bajada del nudo corredizo de los impuestos sin atender los servicios sociales de una Ley de Dependencia marchita es que nos estan tomando el pelo de forma descarada.

El mismo pelaje que nos tomaron para hacerse valer entre la sociedad con unas mentiras sangrantes que escondían tras unos programas proyectados a la recuperación son ahora tan solo la repetitiva herencia del anterior partido en el Gobierno, sacando de la gran fábrica onírica que mantienen abierta las veinticuatro horas unas estadísticas a las que les falta la misma coherencia que a sus cuentas de financiación o sus continuadas malas praxis que han salido a la luz aún con la amenaza de meter entre rejas a quien lo diga en los medios de comunicación.

Si nuestros jóvenes se marchan fuera en la seguridad de que si no cambia de un plumazo la manera de hacer política en España no volverán, dejando a los más mediocres a los mandos de las empresas encargadas de salvar al trabajador de su denigrante situación, es por la mala confluencia del poder con la protección del ciudadano, cayendo en buena medida casí toda la élite política en el mismo cajón desastre de querer mandar antes de ser comedidos es decir, la honestidad y el esfuerzo cambiados de manera pretenciosa por el poder y el dinero a medio plazo si así se les permite.

Y es que algo está haciendo mal la sociedad, comenzando por dar demasiado pronto la confianza a quien tras recogerla con malicia la envuelve de soberbia; a quien sin atreverse a dignificar como merece a la sociedad civil la convierte en servicio doméstico para limpiar sus despachos con el sudor ajeno.

Está manera de hacer de nuestros políticos no puede seguir manteniendo por mucho tiempo la disciplina del ciudadano harto de servir como mero trámite hasta lograr los objetivos de aquellos que confunden el servilismo a la ciudadanía con el mando sobre ella, la decencia con la soberbia y la honestidad con la apariencia del orgullo. La situación de desamparo que vive la sociedad está abocada a su final siempre que las fuerzas dominantes atiendan el interés común de un país que ha pasado en poco tiempo de líder de confluencia entre riqueza y progreso a cáncer de democracia antigua dañada por no atender la grave enfermedad que la aqueja y que no es otra que la de no mirar hacia el futuro; un progreso por definir entre tanta avalvalancha de mediocridad sin el que un país como el nuestro nunca volverá al lugar del que fue desplazado por la falta de prevención y el desinterés de las fuerzas representativas.

Del descalabro más indignante que la sociedad española ha sufrido con esta maloliente crisis económica solo podrá salir lo menos dañado posible si la cohesión política se hace sitio entre la ideología del querer ser más que el otro o atender la demanda ciudadana como solo ella se merece.

Juan Antonio Sánchez Campos

Última modificación en Jueves, 30 Abril 2015

Seguir a Madrid Actual:

Suscribirse a las actualizaciones

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Domingo, 11 Diciembre 2016

© Madrid Actual

Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de Madrid Blogs sin su previo y expreso consentimiento escrito