Crítica social de un minusválido - - MADRID BLOG | MADRID ACTUAL
Viernes, 09 Diciembre 2016
  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Blogs de Equipo
    Blogs de Equipo Busca tu equipo de blog preferido aquí.
  • Acceder
    Login Tu cuenta

Crítica social de un minusválido

Sábado, 28 Marzo 2015 en España
Los parámetros de los que se sirven los hombres para construir fronteras se topan a menudo con unos elementos que no han tenido en cuenta a la hora de colocar barreras donde el espacio debería estar despejado. Es tanta la dinámica de servir a la mayoría social que no toman en consideración sectores de la misma que quedan despojados de unos derechos que por ley les corresponde, habida cuenta de que la igualdad de clases sociales es el mayor dilema al que se enfrentan las sociedades modernas a pesar de sus progresos y a los que las menos afortunadas sueñan en serles aplicados algún día.

Es tanta la displicencia imperante entre los responsables dotados de los instrumentos necesarios en sus manos con los que derrumbar estas barreras que a menudo, quedan en la evidencia de no ver más allá de los intereses de un estereotipo de sector social sin necesidades especiales.

La controversia esta servida, mientras algunos sectores de la sociedad se muestran interesados en sanear de obstáculos la mayor parte del terreno por el que deben moverse las personas que sufren alguna clase de discapacidad o minusvalía, a quienes cuesta un esfuerzo tanto económico como humano acceder, otra buena parte de ella demuestra la apatía propia de quien no conoce de cerca alguien con ese problema. No son las barreras arquitectónicas los únicos elementos que deben de ser originariamente calculados para el acceso, ni acondicionar los ya existentes; son otra clase de requerimientos los que los colectivos de minusválidos buscan en el avance hacía un futuro limpio de desigualdades. 

La Ley debe cambiar para mejorar lo que resulta evidente, unas normas establecidas para que aquellas personas con minusvalía o discapacidad, la cual le sea lo suficientemente permisible para desempeñar una actividad laboral y cuyas pensiones carezcan de la suficiente garantía económica para sobrevivir dignamente, puedan tener la oportunidad de compatibilizar sus ingresos sin perder la prestación concedida. Para ello, basta con tomar en consideración que las pensiones por minusvalía no son contributivas pero sin embargo, en el hipotético caso de que está persona desempeñe una actividad laboral, pasará a engrosar las listas de contribuyentes en la Administración y por ende, estar sujetos al impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF), cuestión significativa para el erario público.

Este freno en la posible aceptación de dicha figura contributiva trae como consecuencia lógica una desafección laboral del sector de discapacitados por no ser nada prudente dejar de cobrar la prestación por elegir tan sólo el cobro de su salario, dada la demanda de atenciones que los minusválidos tienen en su normal diario.

No es que las prestaciones sean un complemento libre de impuestos lo que demanda el sector, tan solo que tenga la obligación fiscal que contemple la equidad de sus ingresos laborales al tipo estipulado por la Hacienda Pública en una figura determinada del sistema.

Si fue la Ley de Integración Laboral del Minusválido (LISMI), un intento por integrar a estos en el mercado laboral, no debe de ser un inconveniente aceptar el tener una Invalidez Total que demuestre la posibilidad de emprender una actividad laboral según sus impedimentos físicos o psíquicos no afecten a su ejemplar cometido.

Personas con edad de entrar a formar parte del mercado laboral y que perciben una pensión por su minusvalía, no debe de ser óbice para que entendiendo la empresa su total integración en el desempeño del cometido pactado, está deba de renunciar a su pensión o la empresa en sus beneficios fiscales por la contratación.

Es ahí donde comienza a tomar valor por parte de las  instituciones y los estamentos sociales el deseo por asegurar el porvenir de este amplio sector de nuestra ciudadanía sin opciones para formar parte de las empresas, generando los instrumentos necesarios para una igualdad sociolaboral tan exigible como necesaria.

Despojar a personas con una alta formación y unos conocimientos extraordinarios, amén de una eficacia y empatía para el trabajo en equipo de un derecho como es el de igualdad, es revolver la conciencia de quienes creen en el equilibrio ejemplarizante de vivir en un país con un elevado grado de solidaridad y un índice envidiable de tomar a cada cual como es y no como la falta de sensibilización de las administraciones les dejan desprotegidos, privándoles del acceso a un puesto de trabajo, del interés por aceptar sus obligaciones para con la Hacienda Pública por medio de las retenciones propias del sistema laboral y de servir a la sociedad de la que forman parte.

Juan Antonio Sánchez Campos

Última modificación en Sábado, 28 Marzo 2015

Seguir a Madrid Actual:

Suscribirse a las actualizaciones

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Viernes, 09 Diciembre 2016

© Madrid Actual

Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de Madrid Blogs sin su previo y expreso consentimiento escrito