¡¡ China se queda sin mano de obra ¡! - - MADRID BLOG | MADRID ACTUAL
Martes, 06 Diciembre 2016
  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Blogs de Equipo
    Blogs de Equipo Busca tu equipo de blog preferido aquí.
  • Acceder
    Login Tu cuenta

¡¡ China se queda sin mano de obra ¡!

Viernes, 11 Diciembre 2015 en España
Un enorme país se acerca al problema más grande de su historia, la vejez. Esa evidente confluencia de habitantes con una edad preocupante de ser rentables a la sociedad acostumbrada a trabajos duros y poco gratificantes; por otro lado la nula y aparente disposición del Gobierno por aprobar leyes para combatir la nacionalidad de su población permitiendo a las parejas aumentar la familia en un miembro más en la insuficiente búsqueda hacía un aumento de la natalidad que permita abastecer los puestos de trabajo que quedarán vacantes.
Ahora que las principales potencias mundiales aceptan que el desequilibrio ambiental es peligroso, se dan cuenta que la contaminación está a punto de terminar con buena parte del gran regalo de la naturaleza del que hemos estado abusando sin control alguno, destrozando el ecosistema por las ansias de una industrialización mal regulada o en algunos casos, impuesta por la fuerza de los mercados que inundan nuestras vidas. En este lugar del continente asiático prevalecen los intentos por seguir a la cabeza de la lista de los más poderosos y no muestran la más mínima intención en asegurar la supervivencia de sus ciudadanos, a pesar de que el aire que respiran es tan nocivo que acabará por destruir buena parte de esa población que ya se siente amenazada e intenta paliar el irrespirable ambiente mediante el uso de mascarillas protectoras.
Además del problema causado por el uso indiscriminado de fábricas sin descanso, de calefacciones antiguas o destartaladas formas de vida, deben comprender que la vejez se combate con fórmulas de carácter racional y no con posturas ideológicas venidas a menos con los años y que tan sólo traen como consecuencia inmediata la desaceleración económica de una nación grande y poderosa como China. Es sin embargo curioso que aun estando fuera de su país de origen, los ciudadanos y ciudadanas chinos encuentran la manera de sobrevivir con esas miles de tiendas y grandes superficies que como pequeñas miguitas de pan van surtiendo los espacios mejor ubicados de las poblaciones y municipios españoles y del resto de Europa.
Sin hacer apenas ruido, con el favoritismo de los gobiernos sin descansar ni festivos o con la libertad de horarios bien presente en sus costumbres, los chinos nos van comiendo el terreno desde adentro, sin causar problemas entre los habitantes de los puntos geográficos en los que se posicionan y que por el contrario, venden todo lo que se nos ocurra a un precio sin competencia. Empezaron por el todo a cien y después, cambiaron al todo a un euro para al final, vender a precios de saldo con la desventaja que ello conlleva a los establecimientos regidos por empresas con algún trabajador a su cargo en los países donde se establecen.
Nocivo para la competitividad de nuestras empresas sí que son los tenderetes chinos eso está claro, lo auténticamente grotesco es que se les haya permitido asentarse en nuestras calles con subvenciones a la postre dinerarias; la permisividad del Gobierno en los acuerdos comerciales con el gran gigante chino no deben de tener tanta mano ancha como han dispuesto en sus orígenes. No se trata de racismo barato, es tan solo una reflexión sobria sobre la incapacidad de los gobernantes en satisfacer las necesidades de la sociedad, en el caso que nos ocupa española y por el contrario, contribuir mediante normas fabricadas al gusto, a la supremacía de los comerciantes chinos, esos que de las pequeñas empresas han pasado a disponer de superficies enormes en centros comerciales o de ciudades de macro abastecimiento en polígonos comerciales. No damos por sentado sin embargo que estas reflexiones de la calle sean verdaderas, cuando desde la Camara de Comercio u otras entidades privadas que someten a estudio lo que la administración oportuna delimita lo entendido entre los ciudadanos nada tiene en consecuencia de verdadero en la realidad de estos empresarios. Es decír, que se confunde la verdad entre el malestar que estas incordiosas tiendas tienen para el consumo nacional por excelencia.
¿Dónde compran estos comerciantes? ¿De dónde sacan tantos artículos a los que muchos de ellos ni siquiera pasan las homologaciones que a los demás son imprescindibles? ¿Dónde gastan el dinero los comerciantes asiáticos o a que tienda suelen acudir para comprar algo que no sea un refresco en un bar mientras gastan unas monedas a las máquinas tragaperras? ¿Qué vida social hacen los asiáticos en nuestro entorno? Y así podríamos estar varios folios preguntando diversas formas de cohabitar en el mismo espacio estos migrantes del gran gigante asiático a los que no se les ve apenas una vida social necesaria para integrarse en el país de una vez por todas.
Queda aún la pregunta de los millones, esa que tanto nos ha dolido al verla en televisión, el periódico vespertino o una emisora de radio casual ¿Dónde va el dinero chino cuando entre todas las tiendas de nuestro país significan millones de euros y sin embargo, nada ve el sistema público o privado económicamente hablando de hacía donde van parte de esos recursos? Es increíble ¿verdad?; pues no, es tan solo insólito el caso que nos atañe.
Puede que ahora, cuando el país chino necesita nuevas formas de competir en los mercados mundiales y su mano de obra sea tan escasa veamos de dónde sacan profesionales aptos para surtir sus empresas sin cambiar la forma de actuar de los empresarios. Esos que aun trabajando para otro, pasan la noche en la empresa para levantarse antes o comen a ratos un bocado cualquiera con cuidado de que la máquina no se caliente.
El mundo global necesita cambios, no sólo climáticos, no sólo pacíficos, no solo sociales; el Planeta necesita que los individuos que lo habitan cambien su manera de pensar y sean lo suficientemente coherentes como para saber que si un migrante llegado a un país diferente no cambia en algo sus costumbres el destino elegido puede que no sea el apropiado a aquellos que se mantengan distantes. La supervivencia en espacios diferentes es posible si quien lo decide es capaz de integrarse poco a poco con sus vecinos.

JASC / 11-12-2015

Última modificación en Domingo, 13 Diciembre 2015

Seguir a Madrid Actual:

Suscribirse a las actualizaciones

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Martes, 06 Diciembre 2016

© Madrid Actual

Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de Madrid Blogs sin su previo y expreso consentimiento escrito