Don Quijote y la tarjeta VISA - - MADRID BLOG | MADRID ACTUAL
Domingo, 11 Diciembre 2016
  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Blogs de Equipo
    Blogs de Equipo Busca tu equipo de blog preferido aquí.
  • Acceder
    Login Tu cuenta

Don Quijote y la tarjeta VISA

Jueves, 13 Marzo 2014 en Comunidad de Madrid

Dicen que los números si los torturas cantan lo que tú quieras. Leyendo un libro denominado “Asesinatos Matemáticos” encontré un estudio de alguien que decía lo siguiente: publicó que la denominación de la tarjeta VISA escondía al número de la bestia: 666: VI era el 6 romano, S la letra griega cuyo equivalente era el 6 y A la letra babilónica cuyo valor era el 6. Los números cantan y el loco en cuestión estaba totalmente seguro de su conclusión.

Bromas aparte, y hablando de números, nos hemos levantado con la feliz noticia de que, una vez más, Madrid ha comenzado este año 2014 con un 40% más de empresas que en el mes anterior y han crecido un 13,4%, con respecto a enero de 2013. En la Comunidad se crearon en enero el 22,6% de las sociedades constituidas en España, casi una de cada 4, y también se situó a la cabeza de todas las comunidades en el capital suscrito por las empresas, al concentrar el 20,3% del total nacional.

Esto son datos objetivos que nadie puede criticar. No se han torturado.  La cuestión es dilucidar porque ha sido Madrid, una vez más, la locomotora que tira de la recuperación económica de España. Y es que, si bien algunos abogan que la recuperación de nuestro país es consecuencia de la recuperación de Europa y no por las políticas del gobierno, esa opinión (Rubalcaba dixit) no explica porqué Madrid es la comunidad más potente.

Yo tengo mi opinión. Y desde hace años en mi blog la realidad me da la razón. La eliminación de las trabas burocráticas, la apuesta por el sector privado, las políticas liberalizadoras y tener la menor carga fiscal son argumentos que día a día, año tras año, confirman cual es el camino a seguir para conseguir la recuperación.

Y es que todavía hoy hay algunos que opinan que toda la sabiduría y toda la prudencia está en el Estado, que los ciudadanos son seres que hay que llevar siempre de la mano para que no se caigan y se lastimen; que es bueno limitar las libertades individuales y que es preciso reglamentar la industria, el comercio, impedir la libre competencia todo ello para conseguir mayor control del Estado sobre la vida de los ciudadanos en pro de la igualdad y lo social.

Y hay otros que piensan que la igualdad debe ser de oportunidades porque no es lo mismo tratarnos a todos por igual que hacernos a todos iguales. Es un error garrafal estar centrados en la distribución de riqueza de forma obsesiva en vez de su producción porque para repartir algo, primero debe existir ese algo.

Siempre intento leer a los clásicos porque por mucho tiempo que pase siempre puede aplicarse su razonamiento a fecha de hoy aunque no tengan twiter, pdas, hipotecas subprime y demás “adelantos”. Decía Cervantes en boca de don Quijote explicando a Sancho Panza, a la poste gobernador de Barataria,  que un gobernante para ganar la voluntad del pueblo había de hacer dos cosas: la una ser bien criado con todos y la otra procurar la abundancia de los mantenimientos porque no había cosa que más fatigara el corazón de los pobres que el hambre y la carestía. Pues en esas estamos: la creación de empresas y el aumento paulatino del empleo es el camino.

Última modificación en Jueves, 13 Marzo 2014

Seguir a Madrid Actual:

Suscribirse a las actualizaciones

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Domingo, 11 Diciembre 2016

© Madrid Actual

Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de Madrid Blogs sin su previo y expreso consentimiento escrito